LA EVOLUCIÓN DEL CINE FAMILIAR FUERA DE LA ANIMACIÓN

/LA EVOLUCIÓN DEL CINE FAMILIAR FUERA DE LA ANIMACIÓN

Hacen 30 años de las películas “La princesa prometida” (Rob Reiner) “No puedes comprar mi amor” (Steven Rash) y “El chip prodigioso” (Joe Dante) entre otras. Estas películas han sido vistas por la gran mayoría. Películas que te envolvían en un mundo lleno de aventuras. Historias capaces de entretener por igual a niños y adultos. ¿Qué ha sido del cine familiar?

Hoy en Gröna Comunicación nos hemos puesto nostálgicas al recordar ese gran cine familiar que a tantos ha marcado en nuestra infancia.

Cine familiar de los 80

Películas como “E.T.” (Steven Spielberg, 1982), “La historia interminable” (Wolfgang Petersen, 1984) o “Los Goonies” (Richard Donner, 1985) nos enfrascaban en un mundo de aventura y fantasía dónde todo se complica al hacer un nuevo amigo, al encontrar el mapa de un tesoro pirata o un extraño libro.

En esta década dónde se llevaban los grandes inventos como los de “Regreso al futuro” (Robert Zemeckis, 1985), “Cortocircuito” (John Badham, 1986) o los de “Cariño he encogido a los niños” (Joe Johnson, 1989) hacían que pasásemos grandes ratos tratando de imaginar la vida que podríamos llevar si cosas así existiesen en la vida real.

Cine familiar de los 90

En esta década también se podían ver películas de aventuras como “Hook” (Steven Spielberg, 1991), “Jumanji” (Joe Johnston, 1995) o “Un indio en París” (Hervé Palud, 1995)

Aunque es verdad que se pasó a un cine más cómico con películas como “Solo en casa” (Chris Columbus, 1990), “Beethoven: uno más en la familia (Brian Levant, 1992) o “El peque se va de marcha” (Patrick Read Johnson, 1994)

En esta década comenzaba a verse más el tema de los poderes mágicos véase “El retorno de las brujas” (Kenny Ortega, 1993) “La máscara” (Chuck Russell, 1994) o “Matilda” (Danny DeVito, 1996)

Cine familiar de la década del 2000

Con sagas “Harry Potter” (“Harry Potter y la piedra filosofal” Chris Columbus, 2001) “Las Crónicas de Narnia” (“Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario” Andrew Adamson, 2005) o “Piratas del Caribe” (“Piratas del caribe: la maldición de la Perla Negra” Gore Verbinski, 2003) comentamos casi toda la década de películas familiares que no son de animación.

Está claro que hay más películas “12 en casa” (Adam Shankman, 2005), “Noche en el museo” (Shawn Levy, 2006) o “Perro al rescate” (Todd Holland, 2007) dónde se sigue con las temáticas de la fantasía y el humor. Pero también he de decir que, así como en décadas anteriores me he dejado muchas películas en el tintero, en esta última me ha costado algo más encontrar.

Conclusión personal

En los últimos años se ha ido sesgando el público de forma que ahora dentro del cine familiar sólo tenemos películas de animación (de las cuales hemos dicho que no vamos a hablar en este artículo, pero son casi todas), películas demasiado infantiles como para que los padres las disfruten o películas juveniles que, a lo mejor, no son demasiado correctas para los más pequeños. Sin olvidarnos, por supuesto, de la cantidad de películas de superhéroes con las que nos abordan hoy en día como “Superman”, “Spiderman” y demás títulos de comics. Películas que, nos gusten o no, traen a nuestras pantallas temas que se repiten constantemente.

¿Dónde están esas películas con moraleja?, en “Los Goonies” tratan temas como la no discriminación a los que son diferentes y el compartir con la gente para un bien común. En “Los Gremlins” (Joe Dante, 1984) nos hablan de la responsabilidad que se debe tener para cuidar a un animal o “El vuelo del navegante” (Randal Kleiser, 1986) que desvela que cada acto tiene consecuencia. ¿Dónde han quedado esos valores como la amistad, la valentía, o la responsabilidad?

Está claro que respecto a este asunto no puedo ser una persona objetiva puesto que he crecido viendo todas estas películas, con esa estética “ochentera y noventera” que para mí tiene tanto encanto.  Pero bajo mi punto de vista, las películas familiares ya no son lo que eran, las historias están perdiendo fuerza y originalidad. Ya no hay guiones como los de antes pese a intentos de retomar esta fórmula que tanto nos gustaba con por ejemplo “Super 8” (J. J. Abrams, 2011) o la serie “Strenger Things” de Netflix (Matt y Ross Duffer y Shawn Levy, 2016)

Por | 2017-08-29T10:38:24+00:00 agosto 29th, 2017|Cine|

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies